Vasectomía

La Vasectomía es un procedimiento quirúrgico electivo que pretende obstruir o eliminar una parte de ambos vasos deferentes, impidiendo así que los espermatozoides se trasladen desde los testículos a los conductos eyaculatorios.

Sólo en Estados Unidos se realizan anualmente entre 600.000 y un millón de Vasectomías y más de 30 millones de parejas en todo el mundo lo utilizan como método anticonceptivo.

Cada vez se realizan más Vasectomías en el mundo, disminuyendo de forma proporcional el número de esterilizaciones femeninas o ligadura de trompas. La Vasectomía es más común que la  esterilización femenina en países desarrollados como Canadá, Holanda, Nueva Zelanda, Gran Bretaña y España.
En América Latina el uso de la Vasectomía ha aumentado un 400% en los últimos 15 años. Como método anticonceptivo la Vasectomía es un método seguro y eficaz. Sus ventajas radican en que puede ser realizada de forma ambulatoria y es reversible mediante la realización de una Vasovasostomía microquirúrgica con una tasa de éxito superior al 90%.

El tipo de técnica usada en la Vasectomía puede también interferir con el procedimiento de reversión. Es por tanto importante que el urólogo que la lleve a cabo sea consciente de que existe la posibilidad de que el paciente desee que se le practique una reversión en el futuro. Si desea más información sobre este procedimiento, puede enviar un mail a través de la página de contacto.

¿Qué sucede cuando se realiza una Vasectomía?

1.- Lo único que sucede es que el semen ya no contiene espermatozoides. La cantidad de semen sigue siendo prácticamente la misma.

2.- No existe ninguna alteración en el deseo sexual o la erección. Y la producción de hormona masculina llamada testosterona, no sufre ningún cambio.

3.- El testículo sigue produciendo espermatozoides, pero éstos son eliminados y absorbidos por el organismo.

4.- La Vasectomía no predispone a ninguna otra enfermedad.